Lunes, 30 Noviembre 2020

Oídos sordos

Macri y Pichetto brindaron una conferencia de prensa donde no asumieron los errores de la gestión. Caso omiso al mensaje de la población en las urnas.

El presidente de la Nación Mauricio Macri brindó una conferencia de prensa junto a su compañero de fórmula Miguel Ángel Pichetto después de la gran derrota que sufrieron en las elecciones primarias del domingo pasado. En sintonía con lo realizado durante la campaña, desde el Gobierno Nacional profundizaron el discurso de seguir por el mismo camino, no asumieron error alguno y responsabilizaron de la subida del dólar a la oposición. La campaña del miedo se acentúa.

El discurso del presidente no tuvo coherencia. Continuamente dijo de manera literal que asumía la derrota, pero acto seguido enumeraba diferentes cuestiones de las que hacía cargo a Alberto Fernández; aunque el término elegido para enunciarlo fue “kirchnerismo”. Así, una vez más, el kirchnerismo apareció en el discurso oficial como el responsable de todos los males, propios y ajenos. Si el kirchnerismo es el responsable de todos los males, automáticamente se convierte en el enemigo a vencer.

“Escuchamos el mensaje, hay un voto bronca que se expresó en las urnas”, sostuvo Macri durante la conferencia de prensa, para que más adelante Pichetto manifestara que están estudiando un conjunto de medidas para beneficiar a los sectores medios y a las pymes. Pero no pudieron adelantar ningún anuncio en ese sentido, sólo atinaron a realizar un análisis político-económico digno de los mejores en estas ciencias: “Hoy tuvimos un día muy malo. Estamos más pobres que antes de las PASO”, dijo el presidente. Por favor, entiéndase la ironía de mi comentario.

Como si no fuera poca la incertidumbre sobre el accionar del gobierno, en una de sus primeras intervenciones, Pichetto afirmó que el presidente “está en control”, dejando a la libre interpretación de la audiencia si se refirió a que Macri sigue estando al mando del gobierno y las cuestiones políticas o a que Macri – a pesar de todo – aún tiene estabilidad psíquica. Sea una cosa o la otra, la necesidad de aclararlo pone en duda la veracidad de lo dicho.

Tratando de dejar un mensaje optimista para las elecciones generales, confiaron en que el resultado es reversible y pueden forzar un eventual ballotage. Como lo hizo Carrió anteriormente, minimizaron la importancia de las PASO y llamaron a los votantes de las fuerzas minoritarias a interpretar el voto útil. “Es interesante que la gente analice los efectos y consecuencias del voto, que se están desarrollando, están impactando”, opinó Pichetto en relación a la corrida bancaria que sucedió este lunes, como ejemplo de lo que ocurriría si Fernández gana la presidencia. Reitero, la campaña del miedo se acentúa.

Rozando el cinismo, Macri le pidió al kirchnerismo que “actúe con responsabilidad y se haga cargo de la expectativa electoral que generó”, para que “el proceso electoral no castigue aún más a los argentinos”. Y subió la apuesta: “Esto es solamente una muestra de lo que va a pasar si se confirmase que el kirchnerismo va a ganar las elecciones en octubre o noviembre”.

Para finalizar la conferencia, el presidente recurrió nuevamente a la metáfora de cruzar el río. El problema es que se olvidó de cruzarlo con la gente. Hizo caso omiso al mensaje que la población le dejó en las urnas, hizo oídos sordos a la voluntad popular.

Hay una nueva forma de informarse. Una manera rápida, atractiva, dinámica y fácil.
La información que buscás adaptada a cada plataforma, para que puedas acceder estés donde estés.
Bienvenidos al nuevo medio de comunicación. Bienvenidos a Las Rosas Hoy.