Viernes, 24 Mayo 2019

Un modelo que enferma y mata

El agua que se utiliza para consumo domiciliario en Pergamino contiene hasta 18 agrotóxicos.

El agua que consume parte de la población de Pergamino está contaminada con 18 agrotóxicos; dos niños, hijos de la denunciante, contienen el herbicida glifosato en sangre. Son estudios que se desprenden de la causa judicial de tribunales federales, que prohibió fumigar a menos de 600 metros de las viviendas e investiga la responsabilidad penal de los empresarios del agro y de funcionarios municipales. La decisión judicial se da en el marco de los dichos del presidente Macri, que acusó de “irresponsable” a un fallo judicial que protegió a los niños de escuelas rurales de Entre Ríos. Madres de Pueblos Fumigados y la Asamblea de Vecinos afirman que el problema no es un químico sino “un modelo que enferma y mata”.

El juez federal Carlos Villafuerte Ruzo, de San Nicolás, el 3 de abril prohibió que se fumigue a menos de 600 metros de las viviendas. Entre las medidas de prueba destacó un trabajo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA Balcarce). Con la firma de la investigadora Virginia Aparicio, el INTA confirmó que el agua que se utiliza para consumo domiciliario contiene hasta 18 agrotóxicos: glifosato, atrazina, imidacloprid, acetoclor, clorpirifos y 2-4D, entre otros. Los barrios afectados son Villa Alicia, Luard Kayad y La Guarida.

“Se pudo comprobar y acreditar por primera vez en un expediente judicial que los agrotóxicos llegan a las napas subterráneas y que el agua que consume la población presenta una cantidad significativa de venenos, que no debieran estar”, denunció Fernando Cabaleiro, abogado de la ONG Naturaleza de Derechos, y recordó que empresas del agronegocio y medios de comunicación publicitan esos productos como “biodegradables”. El estudio del INTA también determinó la presencia de 19 agrotóxicos en el suelo de Pergamino.

El intendente Javier Martínez (alianza Cambiemos) y su jefe de gabinete, Carlos Pérez, hablaron con los medios locales y dijeron que el agua de Pergamino es “apta para consumo humano” y que están “tranquilos” porque no hay glifosato en agua. Citaron supuestos estudios científicos, pero no los entregaron a la prensa ni a los vecinos. Incluso Martínez retrucó a las víctimas de las fumigaciones al afirmar que él toma agua de la canilla. 

“Las madres nunca fuimos recibidas por el intendente Martínez, ni siquiera cuando hicimos públicos los análisis de mis hijos, que tienen cien veces más agrotóxicos de lo que toleran sus cuerpos. El Intendente nos cerró la puerta en la cara. Tiene desprecio por la gente y sobre todo por los chicos, que sufren, que se les desprenden sus pieles por los químicos, que se les dificulta respirar”, denunció Sabrina Ortiz. Detalló que la secretaria de Salud de Pergamino, María Martha Perretta, tampoco atendió los reclamos de los vecinos.

Tanto desde la Asamblea como desde Madres de Pueblos Fumigados y Naturaleza de Derechos destacaron que el problema no radica en un agrotóxico ni en el “mal uso” (como argumentan los empresarios del agronegocio) sino en un modelo de producción en base a transgénicos y uso masivo de venenos.

Fuente: Página 12

Hay una nueva forma de informarse. Una manera rápida, atractiva, dinámica y fácil.
La información que buscás adaptada a cada plataforma, para que puedas acceder estés donde estés.
Bienvenidos al nuevo medio de comunicación. Bienvenidos a Las Rosas Hoy.