Viernes, 19 Abril 2019

Querido Pasquín

El intendente Javier Meyer, en un claro ataque a la libertad de prensa, declaró en una radio local semanas atrás que Las Rosas Hoy no es un medio de comunicación, sino un pasquín que publica cualquier cosa. Frente a esta situación, uno de nuestros lectores escribió la siguiente carta.

Querido Pasquín:

Te han llamado “pasquín”. Pretendiendo ofenderte, “pasquín” te definieron. Quizás deberías estar orgulloso del mote. Parece ser que en Roma está la estatua de El Pasquino, que es una obra del Siglo III a.C. Se supone que fue hecha en homenaje a un bravísimo Gladiador “que luchaba en la antigua Roma precristiana y que habría sido apodado Pasquinus al ser uno de los ídolos del pueblo que presenciaba las lides del Coliseo. Muchos de sus rivales cayeron para siempre bajo la estocadas de su puñal certero y la furia de sus armas invencibles, pero se trataba de una gloria efímera que no debería resistir el paso de unos pocos años después de su muerte, de modo que el gladiador seguramente jamás llegó a soñar que su nombre perduraría a través de milenios y civilizaciones”, según algunos historiadores.

Muchos siglos después fue colocada en una plaza romana donde aún está. Cuentan que por el 1501 (Siglo XVI) algunos estudiantes comenzaron la costumbre de atar en la estatua sonetos anónimos favorables a Clérigos y Gobernantes.

Más adelante a otros se les ocurrió (siempre hay díscolos) poner otros escritos dedicados a clérigos y gobernantes pero esta vez satíricos, burlones. A esos libelos se los llamó pasquines.

Y de ahí derivó con el paso del tiempo y el uso coloquial, que el término se use peyorativamente para definir a textos anónimos publicados para desprestigiar a terceros.

Te lo tenés merecido. Haz colocado un texto crítico en la estatua del bravo gladiador. El del puñal certero. El de la furia de sus armas invencibles. El de la gloria efímera.

Pero…si querés dejar de serlo y transformarte en un medio serio y responsable que obtenga la gracia del Gladiador deberás imitar a los medios serios y responsables. Para lo cual deberás:

No preguntar: solo debes darle pie diciendo: “Ave Pasquinus…tus obras de esta semana (ahí deberás detallarlas minuciosamente) son enormes, hermosas y para tu gloria. Luego de lo cual el dirá; “efectivamente…” y las volverá a enumerar.-

Menos aún preguntar sobre insultos y malos tratos a mujeres en lugares públicos y a la vista de muchos. Ya sabrás que son parte de sus dotes. Su lengua es tan filosa como su espada. No vas a confundirlo con un misógino, menos aun con un cobarde. Solo los usa para congraciarse con su pueblo que lo aplaude y pide sangre desde las gradas del Coliseo.

Vos estudiaste Periodismo. No sirve. Aprendiste las virtudes de unir verbos y sustantivos. No sirven!!! Aprendiste a respetar reglas de redacción y estilo. Al cuete.

Vas a aprender que la sola repetición de palabras como “sucios, mugrientos, delincuentes, impresentables “ y no muchas más son suficientes para elaborar una estrategia de comunicación. Desde tus páginas dejá que las mismas fluyan.

Supones que las metáforas están para darle un poco de “arte” a las opiniones. No te esfuerces. Lo efectivo es decir, por ejemplo: “que las cloacas están subiendo y empezaron a flotar… etc. etc.” para dar a entender que un adversario político no es alguien de su agrado. No pidas que en tu medio use un lenguaje respetuoso. El respeto fue de los primeros en morir en la arena del Coliseo.

Además de estudiar procuraste tener conciencia social para poder comprender la complejidad de los problemas de nuestra sociedad.  Aprendé que las soluciones son sencillas. Por ejemplo, aprendé a reírte vos también de los que piden hacer prevención contra las drogas. Aprende que solo la policía resuelve los dramas sociales y pone orden. Es decir, otros gladiadores.

Finalmente, deberás aprender que lo mejor que puede hacer quien se precie de no ser un pasquín es desearle que Dios ilumine sus actos. Y sobre todo temer, temer y temer. El miedo alecciona.

Pero si decidís seguir siendo un Pasquín vas a tener el apoyo de muchos que no temen a su puñal certero. Ni a la furia de sus armas y que procuraran que su gloria sea tan efímera como la de Pasquinus.

Querido Pasquín. Tenes la edad y la valentía de mis hijos. El deber de un ciudadano es cuidar la libertad de expresión y sobre todos a los jóvenes que salen a la arena solo con su pluma, su palabra y su honradez.

Aldo Marengo.

Hay una nueva forma de informarse. Una manera rápida, atractiva, dinámica y fácil.
La información que buscás adaptada a cada plataforma, para que puedas acceder estés donde estés.
Bienvenidos al nuevo medio de comunicación. Bienvenidos a Las Rosas Hoy.