Martes, 16 Octubre 2018

Qué dicen las otras voces

Editorial. Una reunión entre vecinos de diferentes barrios que se ven perjudicados por la inseguridad, pero que no participaron de las convocatorias organizadas por el intendente, permite escuchar qué dicen las otras voces.

El tema de la seguridad ocupó mucho espacio en la agenda de los medios rosenses y de la ciudadanía. Las pantallas fueron utilizadas como medio de difusión de imágenes de los delitos y para el escrache público a través de las redes sociales de aquellos que eran acusados de ser los autores de los mismos. El enojo era real (y lo sigue siendo) por parte de la ciudadanía que se siente desprotegida ante a la posibilidad de convertirse en víctima en cualquier momento.

Frente a esto, el intendente convirtió en eje político a la inseguridad y aprovechó el momento para desligarse de toda responsabilidad, levantando el dedo acusador y apuntando a cualquier actor político que se le cruce en el camino. Si lo pensamos, después de la contundente victoria electoral en 2017 necesita generar adversarios continuamente para poder sostener su perfil construido a partir de un carácter fuerte. Y hasta la fecha, venía todo muy tranquilo.

Una reunión entre vecinos de diferentes barrios que se ven perjudicados por los robos, pero que no participaron de ninguna de las convocatorias organizadas por el intendente, permite escuchar qué dicen las otras voces. Esas voces que entienden que la solución definitiva al problema de la inseguridad no puede ser la solidaridad entre vecinos por medio de un grupo de whats app, ni el linchamiento popular a instituciones y representantes políticos.

A lo largo de la reunión, que duró poco más de dos horas, denunciaron que el oficialismo no escucha otras opiniones porque considera que tienen la solución para todo. Y no están muy desacertados; en la sesión del Concejo Deliberante que se realizó la semana pasada un grupo de vecinos llevó la necesidad de mejorar (en realidad, colocar) la iluminación en la zona norte de la ciudad, ya que veían una solución factible y al alcance del intendente para, justamente, contribuir a la seguridad del barrio. Ante esto, los concejales del oficialismo decidieron no dar tratamiento a esa minuta de comunicación aduciendo que estaba entre los proyectos de la gestión realizar la obra. En síntesis, no se le dio lugar a la voz de los vecinos porque ellos ya sabían qué hacer.

“La gente de los barrios también somos de Las Rosas. Nos estamos cuidando entre nosotros mismos porque estamos desprotegidos. Como barrio nos ayuda que iluminen las calles y patrullen un poco más”.

La temperatura subió considerablemente cuando los vecinos discutían el porqué de la negativa del intendente a la hora de traer fuerzas federales a Las Rosas.

“Se trajo gendarmería para el conflicto con el gremio municipal y ahora el intendente no la quiere traer. Para proteger a una persona se trajo un ejército en un par de días y para proteger a la ciudad no bajaron a nadie”

Las otras voces, esas que menos se escuchan y no precisamente por ser menos en lo cuantitativo, concluyeron que el intendente “está tomando el tema de la inseguridad como una bandera política para quedar como el máximo defensor de la ciudad”. Lo que dicen las otras voces argumenta, un poco, la hipótesis que se vertió en uno de los primeros párrafos de este texto. El prolongamiento en el tiempo de los hechos delictivos sólo benefició al intendente, que aprovechó cualquier circunstancia para generar un acto político que vuelva a ponerlo en el centro de la escena.

“No nos sirve que tiren nombres en una plaza y después no haga nada. Nos parece muy rara la actitud del intendente, yo no vi ninguna denuncia, no las muestra. Para mí sólo lo hace por política”.

Foto: Renacer FM

Hay una nueva forma de informarse. Una manera rápida, atractiva, dinámica y fácil.
La información que buscás adaptada a cada plataforma, para que puedas acceder estés donde estés.
Bienvenidos al nuevo medio de comunicación. Bienvenidos a Las Rosas Hoy.