Martes, 04 Agosto 2020

Del ayer al hoy

Carta de lectores. Escribe Jorge Cáceres. “Por aquellos años –década del 60- éramos niños y los duraznos tenían gusto a duraznos…”

Por aquellos años –década del 60- éramos niños y los duraznos tenían gusto a duraznos, la leche y el pan eran repartidos casa por casa, las yemas de los huevos tenían un intenso color amarillo naranja y las gallinas vivían sus vidas de gallinas, así como los cerdos hacían sus vidas de chanchos y las vacas sólo comían pasto. Por aquel entonces, los tomates y pimientos eran cosas únicamente del verano; el cine abría sus puertas casi todos los días, existían los bailes familiares, el radioteatro era parte de la liturgia del encuentro familiar y la imaginación; los muertos eran velados en sus casas; las comidas eran simples y la mesa familiar reunía a los abuelos, padres, jóvenes y chicos. La vida era sencilla. 

Cuando fuimos adolescentes –década del 70- supimos de una violencia política feroz y la sangre, el dolor, el miedo y la muerte tiñeron aquella larga noche. El neoliberalismo –esa pseudo religión dogmática, fanática y simplificadora- fue impuesto.  

Ahora -cuando somos firmes candidatos a viejos- los duraznos ya no tienen aquel sabor, la leche es larga vida y presenta el sublime gusto de los conservantes, los huevos son pálidos, aguachentos y provienen de gallinas sin vida de gallinas; los cerdos, pollos y vacas comen casi el mismo alimento y son criados perversamente en cuasi fábricas de animales; los tomates se asemejan a plásticos y su sabor se parece al que seguramente debe tener un polímero; muchísimos viejos ya no comparten la mesa como no sea con otros ancianos y en geriátricos; la televisión -vulgar y estupidizante, salvo algunas pocas excepciones- es omnipresente; el lenguaje de los economistas se ha infiltrado en el habla cotidiana y hablamos de recursos, eficiencia, proyectos, evaluación, calidad, gestión, PBI; la comida chatarra invade a los hogares; el consumo de chirimbolos superfluos es una constante; la sobreexplotación de la naturaleza y la contaminación ambiental corren parejas con el desprecio por la vida; las redes virtuales reemplazan frecuentemente el cara a cara ofreciendo un patético sucedáneo del necesario contacto humano; el apuro, el estrés, la violencia, la angustia, la depresión y el desconcierto parecen formar parte del paisaje. Hoy se sabe mucho y se comprende poco; hablamos “lindo” y decimos nada. 

Es cierto, el cambio es intrínseco a la vida -todo cambia- y sería absurdo pensar que el tiempo pasado fue un paraíso y que todo lo actual es malo. Tal vez la íntima diferencia consista en que hoy es más difícil acceder a pequeñas y simples cuotas de felicidad: la vida diaria se nos ha complicado y sentimos la incomodidad de vivir en un mundo donde lo que se ha perdido es la dimensión de la escala humana. Quizás eso sea todo. En fin, casi nada…

Jorge Cáceres – Historiador rosense.

Hay una nueva forma de informarse. Una manera rápida, atractiva, dinámica y fácil.
La información que buscás adaptada a cada plataforma, para que puedas acceder estés donde estés.
Bienvenidos al nuevo medio de comunicación. Bienvenidos a Las Rosas Hoy.