Domingo, 12 Julio 2020

Las Mil Marga y Una Más – 2° Momento - Regreso a Francia y servicio de inteligencia

Marga d’Andurain es una de las mujeres más fascinantes de la historia del siglo XX. Apasionada, ambiciosa, emprendedora, temeraria, viajera, triple espía, traficante, falsa condesa, aventurera, casada, amante, divorciada y vuelta a casar con el mismo hombre, viuda, prisionera en Arabia, sospechada de varias muertes en Oriente y Occidente, desaparecida. Todo en una misma persona: las Mil Marga y Una Más. Una mujer singular que sólo fue fiel a sí misma.

Anteriormente: Las Mil Marga y Una Más – Momento Inicial – Exorcismo y casamiento

Pierre d’Andurain pidió ser enviado al frente y le tocó en suerte Verdún, la mayor y más larga batalla de la I Guerra Mundial (febrero a diciembre de 1916), el infierno en la tierra. Allí fue herido y terminó como guardia en la frontera franco-española. En noviembre de 1916 nació su hijo Jacques.

Después de terminada la guerra, en 1918, se instalan en París. Marga toma plena conciencia del deterioro emocional de Pierre, víctima del trauma de guerra, y asume la dirección de la vida de la familia. Compra un departamento deteriorado, lo restaura, decora y se dedica a la fabricación de falsas perlas. Comienza a ganar mucho dinero con dicha actividad, hasta que se aburre de esa vida y decide salir de Europa, pero antes debe conseguir un título nobiliario que le abriera puertas. Con la practicidad que la caracterizaba, fue hasta una imprenta e hizo imprimir unas “cartes de visite”: Conde y Condesa d’Andurain. Vendió su departamento y la patente de fabricación de falsas perlas y la familia partió a Egipto en 1925.

En El Cairo montó un salón de belleza donde concurrían las mujeres de los oficiales británicos y miembros de la realeza egipcia, lo que resultaba un lugar óptimo para el espionaje sin despertar sospechas. Marga d’Andurain había sido reclutada por el Deuxième Bureau, el servicio de inteligencia francés, en cierto momento entre los años 1918 y 1925.

Una de las asistentes a su salón le presentó al Mayor W.F. Sinclair, jefe del espionaje británico en Oriente, quien se convirtió en su amante y juntos viajaron a visitar las ruinas de Palmira, en Siria. Sinclair se suicidó en el lugar, aunque investigaciones posteriores indicarían que fue asesinado. Marga no fue amante de Lawrence de Arabia como dice la leyenda, ya que éste había abandonado Oriente en 1921: su Lawrence fue Sinclair. Una vez liquidado el “idilio” con el jefe de espías, Marga volvió a El Cairo y le comunicó a Pierre que se instalarían en Palmira, pues había encontrado su lugar en el mundo.

Posteriormente: Las Mil Marga y Una Más – 3° Momento - Palmira y la Meca 

Jorge A. Cáceres.

Hay una nueva forma de informarse. Una manera rápida, atractiva, dinámica y fácil.
La información que buscás adaptada a cada plataforma, para que puedas acceder estés donde estés.
Bienvenidos al nuevo medio de comunicación. Bienvenidos a Las Rosas Hoy.