Sábado, 19 Octubre 2019

Violencia de género, un tema de agenda pública

Las Rosas Hoy dialogó con miembros del colectivo Ni Una Menos frente a los últimos hechos de violencia hacia mujeres ocurridos en nuestra ciudad y la región.

Mariana Ide y Daiana Leoncini integran Ni Una Menos Las Rosas, un colectivo feminista que nació en 2016 con el objetivo de sumarse al movimiento nacional que busca visibilizar y erradicar la violencia hacia las mujeres, una problemática que anualmente se cobra la vida de cientos de ellas en nuestro país.

Días atrás se volvió viral un video donde se observa cómo Gonzalo Herrera golpea brutalmente a la madre de sus hijos a la salida del boliche Rumba y, esa semana también, la comunidad de San Genaro marchó por un caso de violencia hacia una vecina por parte de su ex pareja. Desde el colectivo Ni Una Menos destacaron la necesidad de visibilizar los casos de violencia de género para que dejen de ser un “problema de pareja” y se conviertan en un tema de agenda pública.

¿Qué hacer ante situaciones donde uno detecta violencia? “No mirar hacia otro lado, acercarse a la persona y preguntarle si necesita ayuda. Tiene que haber un oído que la escuche, y ese oído tiene que ser abierto y no un dedo juzgador, tiene que comprender y acompañar”, explicaron las entrevistadas, al tiempo que sostuvieron que abordar una situación de violencia de género no es tarea para una persona sola, sino que tiene que haber una salida en conjunto. “A veces uno tiene miedo de involucrarse por seguridad propia, pero hay otras maneras. Nos está costando como sociedad ponernos en el lugar del otro”, agregaron.

En el mismo sentido, destacaron que la línea telefónica 144 es de asesoramiento y funciona bastante bien, que ahí se pueden encontrar herramientas para abordar diferentes situaciones, así como en la Comisaría de la Mujer, que en nuestra ciudad funciona dentro del edificio de Policía de la Unidad Regional III. Además, indicaron que la escuela es fundamental en todo sentido. “Es el lugar donde muchas veces se detectan las situaciones de violencia, pero la escuela tiene sus limitaciones también. Es importante empezar desde los más chicos”, afirmaron.

“Sabemos que el origen de la violencia tiene que ver con el machismo, con el sistema patriarcal. Y eso se derrumba realmente con la educación, con desaprender o empezar a deconstruir algunas cosas que tenemos muy interiorizadas. Y qué mejor lugar que la escuela para hacerlo”, fundamentaron.

Micromachismos.

Ide y Leoncini explicaron también que hay muchas cosas que están naturalizadas, incluso algunas que ocurren en la intimidad, donde hay manifestaciones de violencia de género. “En una pareja todo tipo de conducta de control con respecto a la vestimenta o el maquillaje, revisar el celular, pedir explicaciones todo el tiempo, las amenazas con respecto a lo económico, el alejamiento de tus amigas, de tu entorno, de tu familia, el desmerecimiento del trabajo cotidiano y el trabajo doméstico, o reducir a la mujer a la cuestión doméstica”, ejemplificaron.

Al finalizar, las integrantes de Ni Una Menos Las Rosas alertaron que la violencia tiene un ciclo, que comienza con cuestiones de control o psicológicas, para luego ir subiendo la apuesta hasta llegar a una fase de “luna de miel”, donde hay un supuesto arrepentimiento, pero luego se vuelve a incurrir en la violencia. “Las personas que sufren violencia se sienten minimizadas y el agresor les hace creer que necesitan de él para vivir. El miedo es el que paraliza todo”, concluyeron.

Hay una nueva forma de informarse. Una manera rápida, atractiva, dinámica y fácil.
La información que buscás adaptada a cada plataforma, para que puedas acceder estés donde estés.
Bienvenidos al nuevo medio de comunicación. Bienvenidos a Las Rosas Hoy.